lunes, 24 de enero de 2011

Siempre ha sido fácil conseguir la Vogue española en México, aunque con un mes de retraso, pero mucho mejor que la mexicana y desde hace algún tiempo, Eva Hudges editora de Vogue México y Latinoamérica, ha hecho un gran trabajo con respecto a la identidad, autonomía y el marketing de la revista.

El trabajo de Eva es genial, pero no en cuanto moda y en caso de la identidad creo tiene una idea un poco desplazada. No deja de ser una española en la conquista, esa  sensación me dá, no se si no puedo dejar de verla de esa manera o es que no entiende el concepto de ser latino o mexicano. Entiendo que hay parámetros, los que Conde Nast pone para hacer sus revistas, Y tampoco creo que sea la misma historia de "la inglesa" "Tia"Anna Wintur en la dirección de Vogue USA. 
Al leer la revista aunque bien hecha y con todos los códigos y sistemas de significantes con respecto a moda bien utilizados, no sientes que ame la moda y eso se ve reflejado en las publicaciones.

Entiendo que Eva sabe hacer Revistas, es algo que en realidad no se juzga, pero desgraciadamente no cuenta con una Grace Coddington,  o Emmanuelle Alt (ambas editoras de moda y la ultima ahora editora de Vogue París)

Había al guíen que nos hacia sentir a través de sus publicaciones, Lucy Lara, al mando de la lamentablemente extinta INFASHION. Suena a que podría ser el dueto perfecto,

Lucy Lara dice a cerca de ella misma: Me siento completamente comprometida con la industria de la moda en México y deseo poner mi granito de arena a través de mi labor como editora para hacerla crecer y fortalecerse.
http://theartoffashionbylucylara.blogspot.com/

Algo a cerca de Eva Hudges: Desde muy chica, me fascinaron las revistas –explica, con un acento español (vasco, de San Sebastián) que no ha perdido–. Hay una fotografía de cuando tenía 3 años en la que estoy sujetando una revista y, con el tiempo, yo me sentaba en la mesa del comedor de mi casa y recortaba incansablemente todo lo que me gustaba de las revistas. Luego las pegaba y formaba verdaderos cuadernos, en los que cada foto tenía un texto. ¡Lo que años más tarde aprendí que era “pie de foto”
Sí, son mujeres diferentes, aunque el Vogue americano es un poco la Biblia de la moda y es una referencia para todos los otros Vogue del mundo. Cada edición debe adaptarse a su mercado pero, bueno, sí... En aquel momento, me tocó un gran desafío, y los primeros años fueron muy difíciles. ¡Cometí muchos errores, porque yo pensaba que “sabía” hacer una revista, y Condé Nast me enseñó a hacer realmente una revista! En esa transición, tuve gente muy capaz que me ayudó, y Condé me rodeó de personas con mucho talento y mucha creatividad. Todo eso me ayudó a conseguir el producto que tenemos hoy. Condé Nast tiene muchísimos títulos en el mercado, pero cada uno conserva sus características.
Creo que todo el mundo busca a Europa como referencia de la moda, pero también que América latina tiene una identidad muy propia y muy fuerte. Y esto no se puede eliminar aunque se busque a Europa como referente, aún más que a Estados Unidos, en todo lo que se refiere a estilos, marcas y shopping. Pero, claro, cuando tienes un país imperial, una gran “sombrilla” como los Estados Unidos, y por otro lado a Europa, que es la cuna de todos los estilos, bueno, tienes que buscar una posición intermedia que mezcle lo que cada país puede aportar a la moda. A mí, personalmente, me gusta mucho ese “mix and match” que se da en estos casos.

Diario reportaje a Eva Hughes. Diario el perfil.com

Creo que a Eva le hace falta PASION por la moda, y un asesor de estilo personal.



 Lucy Lara, en unda fiesta con sus amigos... súper vestido



Eva Hughes, en Derek Lam, ¿por qué no se la creo?